¿HAS ABANDONADO TU DIETA? ARRIBA ESE ÁNIMO.

1 SE CONSCIENTE DE QUE EXISTEN DESLICES.

Todo el mundo comete errores en sus dietas de vez en cuando.Pero no debes reprochártelo porque sentirás que has fracasado y eso puede hacer que te rindas y perder el control por completo.

Un hecho aislado ( comer algo que no debes o pasarte de calorías un día concreto ) es un mero desliz. Son cosas que pasan . Dale la importancia que tiene, pero no dejes que se descontrole. Si encadenas varios deslices se convertirán en un resbalón y volverás al punto de partida.

2 SE CONSCIENTE DE LO QUE PROVOCA COMER ALGO QUE NO DEBES.

La mayoría de la gente puede identificar lo que debe comer cuando no debería . Por ejemplo , el estrés, es uno d los principales factores. Cuando la gente come en respuesta al estrés es que piensa que dándose un capricho se sentirán mejor. Y tal vez sea así , al menos momentáneamente. Pero entonces llega el sentimiento de culpa , que nos causa más estrés y nos hace comer más y así perpetuando el ciclo.

La fatiga , la soledad, el aburrimiento, la frustación … hay toda una serie de emociones que pueden provocar que comamos.

A veces , el problema lo causan personas de nuestro entorno, como los que incitan a comer algo » sólo por esta vez».

3 AVERIGUAR COMO PUEDES REACCIONAR LA PRÓXIMA VEZ

Si comes inadecuadamente debido a tus emociones busca otra forma de lidiar con ellas que no impliquen la comida. Se dice que las personas caen para «aplacar sus emociones» y no sentirse solas, frustadas o tristes. Sin embargo, también hay mucha gente que dice que lo que les hace caer es el miedo a experimentar la emoción en sí.

Cuando simplemente deja que se produzca la emoción y aprenden a lidiar con ella, nunca es tan mala como creían . Cuando te superan las emociones y sientes la llamada de la comida , prueba a escribir tus pensamientos , hablar con un amigo/a o poner música relajante en lugar de caer en la tentación .

4 HÁBLATE CON AMABILIDAD.

Si has comido algo que no debías y en tu cabecita hay una voz que te dice: «¡ Eres un desastre, nunca perderás peso!» tienes que ser más amble contigo mismo/a . En vez de eso , puedes decirle lo mismo que le dirías a un amigo/a . » Bueno , te has estresado y te has comido una rosquilla ; tampoco es el fin del mundo, vamos a dar un paseo en la pausa del mediodía, para quemar calorías y a la vuelta nos comemos una ensaladita.»

5 ESPERA QUE PASE.

Las tácticas de demora pueden dar muy buen resultado cuando sientas la tentación de comer algo que no deberías. El hecho de que pienses en lo que vas a comer y por qué, puede bastar para pisar el freno. También puede servirte de ayuda decirte que tendrás que esperar 10 minutos cuando te entren las ganas, para ver si todavía sientes la necesidad de darte un capricho. En la mayoría de los casos, te pondrás a hacer otra cosa y te olvidarás ,del asunto sin más.

6 RETOMA LA DIETA

No dejes que el día se te vaya de las manos. Puedes permitirte un desliz pero no una caída. Si has comido algo que no deberías , no te preocupes; retoma la dieta de inmediato en la siguiente comida. Ya no puedes cambiar lo último que has comido, ahora céntrate en lo próximo que prevés comer.

7 RECUÉRDATE LO MUCHO QUE HAS LOGRADO

A veces después de un desliz , conviene » reiniciar el sistema». Piensa en lo que te motivó a hacer cambios en un principio, en lo lejos que has llegado y en todo lo que has conseguido. Tienes los conocimientos y el compromiso y sabes que puedes alcanzar los objetivos porque ya has logrado dar pasos positivos.

Recuerda que el progreso se mide de muchas formas: no solo con lo que dice la báscula. Cada vez que eliges la mejor opción en un restaurante, preparas un almuerzo saludable, rechazas una comida que no te conviene o no te comes aquel dulce o croqueta cuando estás estresado y en vez de ello respiras profundamente ..has ganado.